domingo, 17 de noviembre de 2013

Principio y fin de la teología

         Las primeras letras de la Biblia hebrea son “En el principio Creo Dios.”[1]  Tres palabras en el original. La última sección del último libro de la Biblia hebrea, 2 Crónicas 36, terminan con “el primer año de Ciro Rey de los persas…”
         ¿Qué significado tiene eso? Que el Dios que empieza como rey soberano disponiendo del proceso creativo, derrotando a las fuerzas de lo inanimado, ahora debe mencionar a otro rey, Ciro, bajo cuya autoridad se encuentra toda la tierra y en especial el pueblo de Dios.
         Pero lo paradójico es que a diferencia del primer hombre y de la primera mujer, este rey pagano reconoce que “Jehová el Dios de los cielos me ha dado todos los reinos de la tierra. [2] Un eco lejano de "He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer."[3] Ciro tiene una perspectiva teológica del poder, por ello, alienta al pueblo a volver del exilio, autoriza a lo que queda de Israel a construir el templo.
         Al hablar de teología uno no puede sino imitar a Ciro. Reconocer que así como lo de Ciro era el poder y, según él, Dios se lo había dado, para el teólogo, lo suyo es conocer a Dios, y no se puede menos que reconocer que de Dios hemos recibido todo.
         Al empezar a hablar de teología toma sentido la soberanía de Dios, su gracia, su obra de amor en la creación, su paciencia y su obra total a favor del hombre. El hombre aporta su rebelión, su desobediencia, su radical finitud y su permanente traición, Dios aporta el perdón.




[1] Gn. 1:1
[2] 2 Cron. 36  
[3] Gn.1:29

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada